viernes, 25 de mayo de 2012

LABoRAre

Ahora que despertamos, y sin mirarnos a los ojos, sabemos, sabemos que sabes democracia, lavarte las manos todos los días... apenas la OoooOOOo queda atrapada en el desagüe.
No hablo del mercado, ni del voraz capitalismo, no, que va... hablo de la estupidez.
Y de ella, de la utilidad, de la propiedad privada.
Cuando comento con amigos y conocidos, que direis, con qué gente te juntas, no se crean, no se crean... la normalidad es una mancha de aceite incontrolable que nos hace anormales. Así, sin anestesia.
No puedo creer, o no quiero creer que el mundo vaya hacia la extrema individualidad, yo, sin circunstancia, y si la hay, sin altibajos, suficiente, para poder ser manejada con dinero.
Trabajar cansa decía Cesare, cansa la belleza... por que cansa ser útil.

Ser.

8 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Cansan laborare et orare.

Refusenik dijo...

Todo un salmo de inconformismo Jotica.
huges

cuentapasos dijo...

Comparto que trabajar cansa, pero se bien por todo lo que he visto, cuanta gente quisiera cansarse trabajando y no esperando que le den un trabajo
Un abrazo y gracias por compartir tan compartida reflexión

meralmeria dijo...

Nos lavamos las manos y miramos para otro lado, ojos que no ven..... yo también hablo de la estupidez.
Gracias por tu forma de expresar, de escribir. Besos

J dijo...

Buenos días, María Jesus, cansan ambos, cansan nuestro maltrecho espíritu.
Hola Refu, el inconformismo nos queda, conformismo, agua que no has de beber...

Gracias por vuestra visita.

J dijo...

Hola cuentapasos, te agradezco tus palabras, nos perdemos en una supuesta utilidad, conformada, administrada y dirigida por otros, sin posibilidad aparente al menos, de cambio.
Sin valor nuestro trabajo, sin valor nuestro amor.
Y esperamos, esperamos que nuestro cansancio nos fulmine, y el poderoso olvido llame a nuestras conciencias para asegurarnos nuestra vivencia.


Abrazos.

J dijo...

Mercedes, buenos días, tengo ganas de verte, a ver si tus palabras suenan igual de bien en mis oídos.

Besos

miette dijo...

Alegato contemporaneo, sin duda. Este es el país que tenemos.
Besos mil Jotica.