martes, 5 de julio de 2011

MI NOVIA ANTES ERA MI NOVIO

La tarde es su falda vaquera demasiado corta
el reloj de manzanas
la vida en un disimulo
desayunar
entre arrugas en un tris

sí eres oxígeno
dejarse llevar por tu boca
atornillar una planta en tu pecho
y dejarla hacer
Jamás habita el albañil el dorado palacio
La primera vez fuiste un vestido blanco
que lleno de abrazos y alcohol
amamos
Le esperaba con la misma espera que ahora desespero.
Le deseaba con la misma pasión que ahora le deseo.
No hay, amor, mejor general que un prejuicio.
Cuando florezcan los cerezos en tu pecho
será demasiado tarde
Espérame esta noche
perdido sin tí
suicida amante que vuelve a morir.

A la utilidad del amor y de la muerte.

8 comentarios:

Cris dijo...

Uy, que angustia. Las esperas que desesperan me hacen nudos... :S

(Besitos)

J dijo...

Es la angustia vital que todos llevamos a cuesta, cuando desaparece la vanidad y te quedas solo... y te escuchas y sabes.

miette dijo...

El que espera desespera, sin duda. De angustias vitales vamos bien servidos los sensibles.
Jota, bellísimo poema, te quiero más a cada palabra.

J dijo...

Hola Miette gracias por tus palabras, tú eres la guardiana de la belleza... aaahhhhh

Refusenik dijo...

Piensa que siempre te leo Jotica, aunque me quedo indefenso para escribirte ;) un abrazo

J dijo...

Gracias Refu por tu lectura, abrazos

miette dijo...

Qué bueno chicos encontaros en el mismo sitio, pocas veces se junta tanta felicidad..

Jotica de mi alma, te respondí a un correo atrasado, ya disculparás pero abro el correo muy poco.
Refu, que sabio que sigues a este hombre..
besos a los dos

Rosa dijo...

Ya decía el otro poeta eso de "todo pasa y todo queda"

El amor y la muerte, también pasa al tiempo que queda.

Un beso desatornillado.